Cómo dar de baja el contrato de la luz y el gas

¡Te ayudamos a ahorrar en la factura de Luz y Gas!

Al igual que con todos los trámites relacionados con el suministro de energía en el hogar, la finalización del contrato de gas o electricidad puede parecer más complicada de lo que realmente es. Puedes imaginarte llamando a la compañía durante horas y horas, pero en verdad es un proceso mucho más rápido.

Puede haber muchas razones por las que desea rescindir el contrato, pero entre las habituales se encuentran un cambio de domicilio o lugar de residencia donde está registrado el contrato. Sea como fuere, no tienes que pensar que es un procedimiento que puede robarte mucho tiempo. Es una tarea fácil si sabes cómo hacerlo. 

En Ahorro y Tú queremos ayudarte a que dar de baja el contrato de la luz y el gas no sea algo que se eternice. Por ello, te respondemos a las preguntas más comunes.

¿Qué significa dar de baja el contrato?

Lo primero que debe considerar antes de finalizar un contrato con su tu empresa comercializadora es que significa dejar tu hogar sin luz ni gas. Por lo tanto, si tu idea es cambiar la compañía, deberás tener en cuenta un margen de tiempo necesario, haber rastreado el mercado en busca de la mejor opción y haberte puesto en contacto con ellos. De lo contrario, puede que te veas varios días sin electricidad ni gas en tu hogar. 

Además de que la vivienda en la que se está finalizando el contrato no podrá acceder al suministro de electricidad o gas, el contador será requisado por la compañía comercializadora. Por lo que, si te mudas de vivienda, el próximo inquilino de tu casa tendrá que iniciar los trámites para dar de alta un nuevo contrato, y en consecuencia, afrontar los costes de instalación.

Por esta razón, no es aconsejable rescindir el contrato si la casa no va a estar habitada durante un período prolongado. Si se muda, pero la casa estará ocupada por otra persona en unos días, es mejor cambiar de la titularidad del contrato.

¿Hay que pagar por rescindir el contrato?

Por otro lado, muchos se preguntan si tendrán que pagar una multa para irse. Sin embargo, hay que recordar que la cancelación del contrato es completamente gratuita para el titular. Otro problema es la permanencia que tengas asumida con la empresa comercializadora. Aunque a día de hoy casi nadie obliga a sus clientes a continuar con ellos, en algunos casos todavía se dan casos. 

Por lo tanto, en este caso, la multa, que se refleja en el contrato debe ser pagada. Además, si hay facturas pendientes, deberán abonarse. Para evitar sorpresas y ahorrar en casa, es mejor leer el contrato detenidamente antes de darse de baja.

¿Cómo llevar a cabo el trámite de cancelación del contrato?

Cuando decida cancelar permanentemente el contrato que regula el servicio de electricidad y gas (y no es posible un cambio de propiedad), lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con su distribuidor. Dependiendo de qué compañía es, el proceso se realiza de manera especial, pero en la mayoría de las empresas este trámite se puede hacer por teléfono, que se grabará, enviará por fax o se enviará por escrito. 

Lo más recomendable es que, incluso si decides hacerlo por teléfono, también lo dejes por escrito. De esta forma quedará registrado que deseas darte de baja y la fecha en que la deseas hacerlo.

Compara tarifas de electricidad y gas

Antes de cancelar o finalizar el contrato de electricidad o gas lo ideal es que encuentres otra compañía a la que hacer el cambio. Es por ello que comparar los precios de las tarifas es la mejor opción.  Si crees que es una tarea demasiado tediosa, no te preocupes. Ponte en contacto con los expertos de ahorro personal de Ahorro y Tú. Totalmente gratis rastrearán el mercado en busca de la opción que te ofrezca el mayor ahorro en la factura de luz y gas de tu casa.

¡Compártelo en Redes Sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¡Te llamamos!

Déjanos tus datos y un Asesor de Ahorro Personal se pondrá en contacto contigo ¡El ahorro en tu factura está a un click!